Menu
testimonio background

HISTORIA # 4


Testiomonio - Estefanía Millar Cueva


Mi testimonio es una experiencia de vida que me ayudado a crecer como ser humano y a tener en cuenta que todos somos vulnerables y propensos a sufrir y padecer de grandes padecimientos como el cáncer. Y que no por sentirnos bien aparentemente, estamos del todo bien, y debemos olvidarnos de que una vez estuvimos enfermos. La persona que ha padecido cáncer, aún haya superado esta enfermedad debe cuidarse durante toda su vida. Nunca se sabe si este mal vuelva a uno.

Mi nombre es Estefanía Millar Cueva padezco de cáncer al estómago y me diagnosticaron el tumor hace aproximadamente cuatro años. Debido a mi enfermedad me convertí en una persona totalmente distinta a la que era. Me vi impedida hacer muchas cosas. Tuve que dejar mi trabajo, mis actividades cotidianas. Todo se había terminado para mí. En tan solo tres semanas perdí peso de una manera alarmante y los dolores eran insoportables, no podía comer nada porque a pesar de que me daba apetito, todo lo devolvía, me caía mal.

Tenía muchos vómitos. Los especialistas decidieron no operarme e iniciar tratamiento con quimioterapia. Conjuntamente con esta primera etapa en que estaba recibiendo quimio inicie el tratamiento con LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul). Había encontrado mucha información sobre este tratamiento natural en el internet e incluso bastantes comentarios positivos en bloc y foros sobre cáncer.

En realidad me motivo mucho la idea de encontrar un tratamiento completamente natural y que a pesar de que solo se elaboraba en Cuba uno podía acceder a él por medio de este Grupo LifEscozul que facilitaba su acceso a las personas enfermas de cáncer. Pude contactar con ellos de forma inmediata por medio de su correo electrónico. Primeramente recibí información básica de sus servicios y los pasos a seguir para poder obtener el tratamiento. Comencé el proceso, enviando resumen de mi historia clínica, y el resultado de mis más recientes exámenes médicos para que los especialistas evaluaran mi caso y prescribieran la cantidad de LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) que debía tomar. Inicie el tratamiento con LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) luego de transcurrir el primer ciclo con quimioterapia. A los tres meses me realice un escáner.

El tumor había disminuido un poco y no se había extendido a ningún otro órgano. Los análisis de sangre también habían sido satisfactorios y el CA 125 estaba en 14. En ese entonces solo me quedaba una sesión de quimioterapia de la última tanda, la cual me fue realizada y la asimile bastante bien. Tome el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) por tres meses más y al repetir exámenes continuaba mucho mejor y abandone la toma del tratamiento con el veneno del Escorpión Azul. Al obtener estos buenos resultados en mis exámenes me confié demasiado, pues me sentía muy bien de forma general.

Todo había cambiado para bien. Comía muy bien, no estaba vomitando, claro siempre siguiendo una dieta bien equilibrada porque era preciso para mi padecimiento después de haber pasado tanto. En Julio de 2010 tras fuertes dolores tuve que ingresar y en un nuevo escáner se localizó nuevamente el tumor en la zona de la boca del estómago de 12 x 18 cm. Me trataron con 25 sesiones de radioterapia y consiguieron reducir a la mitad. Me indicaron igualmente seis sesiones de quimioterapia con carboplatino y avastin. Tras la tercera sesión me repitieron un escáner y los resultados fueron pésimos, pues esta vez el tumor no se había reducido, al contrario, había aumentado un poco. Retome la toma del LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) durante la última fase de quimioterapia.

En ese momento estaba recibiendo la quimio en sesiones de 3 semanas pero me fue ampliado el intervalo debido a la baja de plaquetas y defensas. La sexta sesión la tuvieron que suspender por la reacción al carboplatino. Aproximadamente a los 6 meses de estar tomando el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), esta vez ininterrumpidamente puedo decir que era una persona enferma de cáncer pero solo lo recordaba debido a la medicación que tomaba, puesto que mi estado de salud era muy bueno. Recupere mi calidad de vida y me mantuve menos confiada, más bien alerta a mis síntomas, aunque todo se mantenía bien. Me repetí exámenes y el tumor había disminuido su tamaño de forma notable.

Los especialistas que siempre me atendieron desde el inicio de mi enfermedad se asombraron al apreciar los buenos resultados que estaba teniendo. Llevo cuatro años tomando el veneno del Escorpión Azul, no me cabe la menor duda de que una buena parte de mi mejoría se la debo a este tratamiento. Nunca más he dejado de tomarlo. He pedido opinión algunos especialistas y me sugieren que mientras exista el tumor aunque se mantenga pequeño y estable, no debo abandonar el tratamiento.

He conocido a muchos enfermos de cáncer que al igual que yo han depositado su confianza en el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul). Milagrosamente a muchos se les ha desaparecido su tumor y hoy viven como personas sanas. Quizá también me llegue un día esta buena noticia. Mientras tanto cuidare de mi salud de la mejor manera, teniendo en cuenta lo que es mejor para que mi calidad de vida como enferma de cáncer sea buena.

Correo Electrònico: estefaniamillar1963@hotmail.com

¡Contáctanos!

Nos interesa conocer tu historia, escríbenos para publicarla juntos.

Envíanos tu mensaje








Información de contacto

Escríbenos a este email

info@escozul-testimonio.com

Nuestras Redes Sociales