Menu
testimonio background

HISTORIA # 8


Testiomonio - Lorenzo Torres Aayala


Me llamo Lorenzo Torres Ayala tengo 57 años y soy un paciente enfermo de cáncer. Hace aproximadamente 3 años me diagnosticaron un cáncer generalizado y capsulado en algunos lugares. Cáncer de próstata y metástasis ósea. El primer año que sobreviví con esta enfermedad fue muy doloroso.

Mi calidad de vida se afectó notablemente. El sufrimiento más grande era el del intenso dolor que me causaba mi enfermedad, sin poder aliviarme con ninguno de los medicamentos que me indicaban los médicos. Desde el momento en punto en que mi familia y yo supimos de mi enfermedad, fuimos sumamente maduros al asimilar la noticia. No niego que fue muy fuerte y doloroso, pero queríamos luchar y encontrar soluciones, al menos intentar una buena calidad de vida, ya que el cáncer a los huesos es muy doloroso.

Estuvimos considerando la opinión de diferentes oncólogos, pero muchos coincidían en no someterme a tratamientos con quimioterapia y radioterapia porque mi estado de salud estaba bien deteriorado y los efectos adversos de este tipo de tratamientos, podría empeorar mi estado. Mi familia, los médicos y yo estábamos muy preocupados, los exámenes diagnosticaban múltiples focos de aumento de captación del trazador, de intensidad variable, en cráneo, columna vertebral en toda su extensión, esternón, arcos costales bilaterales, escápulas, pelvis, húmeros y fémures. Y que la captación renal se encentraba disminuida debido a la intensa captación de las lesiones óseas. Había hallazgos compatibles con compromiso óseo secundario múltiple en las localizaciones descritas. Aunque las esperanzas eran pocas, nosotros continuábamos buscando alternativas y formas para al menos no sufrir tanto y aliviarme.

Un médico, especialista en oncología con el que tuve contacto debido a mi enfermedad, me había comentado en una ocasión sobre los tratamientos naturales y la verdad es que mucho había leído sobre eso. La medicina natural es un complemento que puede servir de mucho y sobre todo en casos como el mío. Realmente no creía que me pudiera aliviar algún tratamiento natural, ya que ni los fármacos indicados por los especialistas lograban aliviar mi dolor del todo. Me habían sugerido varias personas que buscara información sobre el famoso veneno de Escorpión Azul. Y ya preocupado por mi estado de salud que cada día se deterioraba más, indague sobre el tema y mis hijos me ayudaron a dar con el lugar indicado para obtener el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul).

Al principio, con poca fe, quise probar sin hacerme grandes ilusiones, pues en esa fecha ya había sufrido bastante poniendo mis esperanzas en varios medicamentos y tratamientos pero ninguno me hacía efecto. El 1 de mayo del 2011 inicie mi tratamiento, luego de que mi caso fue evaluado por especialistas cubanos quienes diagnosticaron la cantidad de LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) que debía tomar. Cuando aproximadamente a los treinta días de seguir religiosamente mi tratamiento comencé a sentir cambios en mi estado de salud. Los fuertes dolores que no me dejaban ni dormir se aliviaron notablemente. Y eso conllevo a que mejorara mi ánimo, mis ganas de levantarme, caminar un poco y comer. A los tres meses de estar tomando el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), era prácticamente otra persona, no dejaba de estar enfermo y sufrir con cosas que son inevitables en un enfermo de cáncer, pero sentía que no estaba derrotado, que tenía ganas de seguir luchando contra el cáncer.

Mis seres queridos y personas allegadas a mi percibían lo mismo cuando pasaban tiempo a mi lado. Realmente el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) me estaba devolviendo gran parte de mí que se había llevado el cáncer de un tirón. Cuando me realice exámenes a los tres meses de estar siguiendo el tratamiento estos no ofrecieron grandes cambios, pero si la estabilidad dentro de mi enfermedad. No había nuevas malas noticias, todo se mantenía igual, pero aún era poco tiempo y realmente no me deprimí por eso. Puyes mi estado de ánimo me indicaba que todo seguiría mejorando, ya había depositado toda mi fe en el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul). Hasta la fecha han transcurrido dos años de que inicie mi tratamiento. Soy un paciente con cáncer, y un cáncer muy doloroso. Pero puedo asegurar que tengo una buena calidad de vida, no sufro de grandes dolores, como aquellos insoportables que al inicio a penas me dejaban dormir ni comer ni hacer nada.

Quiero agradecer inmensamente al equipo de profesionales y compañeros que forman parte del Grupo LifEscozul Cuba. No solo han sido las personan que han facilitado que este tratamiento llegue a mí, sino también han sabido ofrecerme aliento y apoyo, cuando sin afán me han dedicado minutos y tiempo conversando y dándome esperanzas de vida.

Correo electrónico: lorenzotorresayala@yahoo.es

¡Contáctanos!

Nos interesa conocer tu historia, escríbenos para publicarla juntos.

Envíanos tu mensaje








Información de contacto

Escríbenos a este email

info@escozul-testimonio.com

Nuestras Redes Sociales