Menu
testimonio background

HISTORIA # 22


Testiomonio - Luis Jordán


Me llamo Luis Antonio Jordán Carbonell, tengo 63 años y soy cubano pero vivo en el Ecuador hace 18 años. Tengo una linda familia, estoy casado hace 14 años, mi esposa es ecuatoriana y la persona que ha vivido muy de cerca el padecimiento de mi enfermedad. En noviembre del 2011 comencé a sufrir de un sangramiento alarmante en el recto, por lo que de inmediato acudí al médico muy preocupado por mi estado de salud.

Los especialistas analizando mis síntomas me sometieron a varios exámenes. Entre ellos una colonoscopia. Tomaron una muestra de tejido, hicieron una biopsia y dio positivo. En la fecha en que los resultados de estos exámenes estarían listos, yo me encontraría en Cuba de visita familiar. Recuerdo muy bien que el día en que estarían los resultados de los exámenes que me fueron realizados, acudí a unas cabinas telefónicas en Cuba para llamar a mi esposa a Ecuador y así poder conocer sobre el resultado de los exámenes. Era una noticia un poco complicada para ser dicha vía telefónica, pero mi esposa trato de explicarme de la mejor manera sin mentirme. La Biopsia había dado positiva, tenía un Adenocarcinoma en el recto. Los cubanos tenemos una forma muy particular de comunicarnos, somos gente muy abierta, poco reservada.

Y por cosas del azar y digamos también, que para gran suerte mía, en el lugar donde me encontraba conversando con mi esposa vía telefónica, habían personas esperando, que al terminar mi conversación se acercaron a mí y me comentaron sobre el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), me dieron su testimonio de personas conocidas que habían prácticamente salvado su vida siguiendo el tratamiento con LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul). De cinco personas presentes en ese lugar, cuatro me comentaron positivamente sobre el veneno del Escorpión Azul. Al regresar a Ecuador me puse en contacto con mis médicos, los cuales sugirieron como tratamiento inicial una cirugía, cosa que no aprobé, pues me explicaron los especialistas que implicaría una colostomía permanente y no estaba preparado para eso. Soy ingeniero eléctrico y sabía que eso afectaría mi vida laboral. Siempre he tenido mucha fe en la medicina natural y como ya me habían hablado del veneno del escorpión azul, comencé un tratamiento con VIDATOX, medicamento también elaborado a base del veneno del Escorpión Azul. Aunque estuve aproximadamente un mes tomando el VIDATOX y sería muy corto tiempo para comprobar sus efectos positivos o negativos, perdí toda mi fe en sus efectos. Pues buscando información encontré varias referencias sobre el mismo, que explicaban claramente que era un preparado homeopático y su única propiedad demostrada era la analgésica, o sea que calmaría el dolor pero nada más, debido a que en su proceso de elaboración perdía muchas propiedades. Continúe leyendo, haciendo búsquedas en el internet, hasta dar con otro tratamiento vinculado al veneno del Escorpión Azul.

Y al final dimos con el lugar indicado, me acerque a las personas que trabajan en el Grupo LifEscozul Cuba, las cuales me atendieron muy bien. Sus especialistas me explicaron cada detalle de las propiedades del LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) que en este caso, si es el veneno concentrado del Escorpión Azul y contiene propiedades antitumorales. Inicie mi tratamiento hace un año con el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), y aproximadamente a los seis meses de estar tomándolo el sangrado disminuyo de una forma increíble. Era notable mi mejoría y no solo en este aspecto sino de forma general. El apoyo de mi familia, sobre todo de mi esposa, mi hija, y demás familiares cercanos ha sido fundamental para mi recuperación. Conjuntamente con el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) mantengo una dieta sana, rica en verduras y fruta. De eso siempre se mantiene pendiente mi esposa, quien ha estado todo el tiempo en pie de guerra a mi lado en esta lucha contra el cáncer. El LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) ha sido una bendición en mis días, desde que inicie el tratamiento puedo decir que me siento como una persona saludable, aunque con algunas restricciones y precauciones que llevo a cabo en mi vida diaria, precisamente porque no olvido que en mis manos está la responsabilidad de cuidarme para continuar como hasta ahora, sobreviviendo al cáncer.

Correo de la paciente: tonyjordan@andinanet.net

¡Contáctanos!

Nos interesa conocer tu historia, escríbenos para publicarla juntos.

Envíanos tu mensaje








Información de contacto

Escríbenos a este email

info@escozul-testimonio.com

Nuestras Redes Sociales