Menu
testimonio background

HISTORIA # 12


Testiomonio - María del Socorro Ruiz Cruz


Mi nombre es María del Socorro Ruiz Cruz, soy mexicana y tengo 79 años. Hace aproximadamente dos años comencé a perder peso de una manera alarmante, todo lo que comía me hacía mal, me provocaba mucha acidez y problemas vinculados con mi digestión. Me sometí a varios exámenes médicos que diagnosticaron un cáncer gástrico con metástasis a ganglios perigàstricos.

La noticia nos dejó a todos consternados, según las referencias de los oncólogos y mi edad, no me quedaba mucho tiempo de vida. Aunque me indicaron dos terapias con quimio, las cuales recibí y conjuntamente con ellas inicie mi tratamiento con LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul). En medio de mi enfermedad y con tanta gente a mi alrededor, pacientes que cotidianamente coincidían conmigo en citas médicas, pruebas, exámenes…también especialistas, mis familiares, y todos buscando la manera de luchar contra el cáncer, así dimos con el conocido veneno del Escorpiòn Azul.

Quise consultar por supuesto con un especialista que me diera su opinión sobre este tratamiento. Por suerte para mi familia y para mí, era conocedor del LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) y sus propiedades y había tenido varios pacientes que se habían tratado con este y les había resultado muy bien. Me explico varias cosas, entre las más importantes, que el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) era un tratamiento 100 % natural, y que no me haría ningún daño en caso de que no me actuara factiblemente sobre mi cáncer.

Entonces decidí contactar directamente con el Grupo LifEscozul Cuba, ellos me explicaron sobre los servicios que prestaban y como era el procedimiento a seguir para obtener el medicamento que era lo que yo necesitaba. Envié mis exámenes médicos, vía correo electrónico y en pocos días continuamos los siguientes pasos. Los especialistas cubanos luego de estudiar mi historial médico, diagnosticaron la cantidad de LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) que debía tomar.

Seguí a la par mi tratamiento de quimioterapia junto a la toma del LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), durante tres meses sin interrupción. Y luego de este período me repetí los exámenes para analizar los resultados con mis médicos, y aun sin saber los detalles estaba segura de que algo estaba marchando bien y mi organismo estaba asimilando factiblemente las armas con que estábamos combatiendo mi cáncer.

Mis deducciones no fallaron, los exámenes practicados luego de tres meses tomando el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) y con mi terapia de quimio, diagnosticaban que no había presencia de cáncer gástrico, que presentaba solamente una gastritis. Han transcurrido tres años, treinta y seis meses y me siento bien, soy una persona que llevo una vida normal, a pesar de todo lo que padecí.

Mi tratamiento con LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) no ha cesado y continuare con él mientras los médicos así lo determinen.

Pues no quisiera confiarme en el hecho de que me siento bien y que de un momento a otro aparezca nuevamente el cáncer.

¡Contáctanos!

Nos interesa conocer tu historia, escríbenos para publicarla juntos.

Envíanos tu mensaje








Información de contacto

Escríbenos a este email

info@escozul-testimonio.com

Nuestras Redes Sociales