Menu
testimonio background

HISTORIA # 21


Testiomonio - Mary Mayorga


Mi nombre es Mary Mayorga tengo 60 años y durante toda mi vida he sido ama de casa. Vivo con mi esposo, pues mis tres hijos ya son adultos y casados, tienen sus hogares. Durante los últimos diez años dentro de mi núcleo familiar hubo dos mujeres padeciendo por cáncer de mama. Realmente cuando estas cerca de una persona enferma y más aún, si esta persona forma parte de tu familia todo su proceso de mejoría o empeoramiento.

Sufrimos mucho en estos años por la salud de nuestras familiares y al cabo de todo ese tiempo, el destino me sorprende igualmente con esta enfermedad. Fue algo devastador para mí, para mi esposo que ha estado todo el tiempo pendiente de mí. Es un proceso obligatorio que se tiene que pasar cuando hablamos de cáncer, una enfermedad que pocas veces tiene cura y la que en un 80 por ciento te puede llevar a la muerte. El destino me ponía una prueba bien difícil porque sabía perfectamente lo que me estaba pasando. En octubre del 2009 descubrí un nódulo en uno de mis senos, pero en ese momento actué irracionalmente, me negué a acudir al médico, estaba bastante afectada porque vino a mi memoria todo aquel sufrimiento que viví estando cerca de mis familiares que habían padecido de lo mismo.

Pero gracias al apoyo de mi familia, y la buena comunicación que siempre he tenido con ellos, decidí tratarme y en febrero del 2010 a través de un eco, una punción, una mamografía y demás pruebas, detectan el nódulo y con seguridad los exámenes refieren que hay un cáncer de mama. La primera decisión que tomaron los médicos fue la de operarme, y yo no estuve de acuerdo en un principio. Igual después llegue a convencerme de que era la única manera de tratar de salvarme, pues tenía un cáncer de mama grado lV. En junio del 2010 me practicaron la cirugía y los médicos refirieron haber limpiado lo más que pudieron del tumor. Luego de mi recuperación inicie los tratamientos con quimio y radioterapia, esto fue un mes después de haberme operado y realmente es una de las peores cosas que recuerdo de mi enfermedad. No asimile nada bien la quimio y la radio, tenía conocimiento de que existirían efectos adversos porque son terapias muy agresivas, pero nunca pensé que lo fuera tanto. Hoy en día después de haber pasado el tiempo, recuerdo todo lo que padecía y se me salen las lágrimas. Los efectos de la quimioterapia no me dejaban dormir, me dolían los huesos, tuve hemorragia nasal y bucal, se me cayó todo el pelo. La verdad es que estaba sufriendo bastante.

Transcurrido algún tiempo, luego de practicarme todas estas terapias y seguir la medicación que me indicaron los especialistas que me atendían en Solca, nos vamos de visita a la casa de mi suegro y encontramos por causalidad en la revista Familia, un artículo que hablaba sobre el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), en ese momento conocimos del LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) pues no sabíamos ni que existía, ni conocíamos sobre sus propiedades. Nos llamó mucho la atención y al próximo día ya empezamos a contactar con el Grupo LifEscozul Cuba. Inicie el tratamiento con el veneno del Escorpión Azul en junio del 2012 y ya llevo un año con el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul), medicamento que aproximadamente a los quince días de estar tomándolo, me cambio totalmente mi calidad de vida. Mi apetito mejoro, los dolores comenzaron a desaparecer, mi estado de ánimo era excelente. Mis familiares cercanos y mi esposo sobre todo, apreciaban al igual que yo la mejoría inmediata que estaba teniendo luego de tomar el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul). Hace un año he puesto toda mi fe en este medicamento completamente natural, que me ha dado pruebas grandes y visibles del poder que puede tener un tratamiento que no tiene conservantes ni químico alguno. Es increíble el bien que ha generado en mí el LifEscozul® (Escozul, veneno del escorpión azul, veneno del alacrán azul) y agradezco una y mil veces aquellas personas que ayudan para que los enfermos de cáncer, personas desesperadas de todo el mundo puedan adquirir este tratamiento. Gracias a los especialistas y a todo el grupo de profesionales de LifEscozul Cuba, porque con su apoyo también he contado para continuar mi lucha contra el cáncer.

Correo de la paciente: wilhogan@hotmail.com

¡Contáctanos!

Nos interesa conocer tu historia, escríbenos para publicarla juntos.

Envíanos tu mensaje








Información de contacto

Escríbenos a este email

info@escozul-testimonio.com

Nuestras Redes Sociales